fbpx

www.diana-santana.com

Tus habilidades sociales

Debe iniciar sesión para ver el progreso de su curso.

Es importante que te sepas relacionar con las personas, porque de nada te sirve un nivel cognitivo muy alto que de pronto te ayude en el trabajo a obtener una mejor posición o un mejor salario, pero al final te vayas en picada hacia abajo porque no tienes las habilidades sociales para tratar con tus empleados o con tus compañeros de trabajo.

Ahora veamos las habilidades sociales básicas,

  • Presentarse a sí misma y a otras personas, incluye un saludo corto, el mirar a los ojos de la persona a quien se habla sin que sea amenazante (me refiero a dejar de parpadear y abrir los ojos más de la cuenta), dar la mano completa, no sólo los dedos y apretar a un término medio ósea ni muy suave, ni muy fuerte, sólo con firmeza y seguridad.

En muchas culturas el abrazo y la poca distancia física entre personas, se entiende como un acto atrevido y falto de prudencia.

  • Atreverse a iniciar una conversación, rompiendo el hielo con un punto en común con esa persona: Como hablando del tiempo, de una noticia importante, una conversación pasada y teniendo claro lo que se quiere decir, diciéndolo de una manera sencilla, manteniendo interesante la conversación con ejemplos y dando espacio para la opinión del otro. También finalizar la conversación de modo cordial y no de un modo abrupto.
  • Escuchar activamente requiere permitir a la persona terminar de hablar y dar sus ideas, evitar los juicios simultáneos de nuestra parte mientras se está escuchando, y procurar descubrir la intención y objetivo real que muchas veces las personas no pueden expresar en palabras.
  • Con esta escucha activa se pueden realizar preguntas, para confirmar: Si el otro tiene la disposición para entablar una conversación, confirmar si tu interpretación es la que el expresó, pedir aclaración de un tema inconcluso y demostrar tu interés por su conocimiento y experiencia.
  • Hacer cumplidos que pueden ser de: Su apariencia física y también del plano cognitivo, como exaltar una buena idea, un buen apunte o una perspectiva que tu no habías tenido de una situación.
  • Agradecer a la persona por el tiempo y disposición que dedicó a nuestra conversación y dejar las puertas abiertas para un futuro encuentro.

Las habilidades sociales avanzadas, éstas requieren de un buen nivel de inteligencia emocional, que es lo que aprendes de paso en este curso, al tiempo que incrementas tu autoestima:

  • La empatía es el ejercicio de ponernos en los zapatos de los demás y entender los motivos que llevan a esa persona a expresarse o ser de cierta manera, ésta será la base para
  • Respetar el punto de vista del otro, evitando arremeter con comentarios muy directos como “estás equivocado” o “eso no se hace así”, porque entiendes que esa persona ha aprendido y vivido cosas diferentes a las tuyas y su realidad lo tiene convencido de que su posición es la correcta.
  • Cuando tienes tu enfoque en resolver la diferencia, también tendrás la disposición para hacer compromisos, para que sea una relación de ganar-ganar y aquí no sólo hablo del ámbito de negocios, sino también en relaciones familiares.
  • El pedir ayuda es la muestra de que eres una persona modesta y sin mayores pretensiones, que quieres aprender de los demás y no tiene problemas de ego. Una cosa es tener una alta estima por ti misma y una muy diferente pensar que eres mejor que los demás y basarte sólo en lo que proyectas con tu imagen y conocimientos. El ofrecer tu ayuda es un gesto solidario, amable y desinteresado.

Una persona con una postura relajada ante las críticas, no se siente como una víctima, es positiva y reconoce que todos tenemos errores, analiza la apreciación del otro de modo objetivo, se auto cuestiona y responde sin dejarse llevar por las emociones.

  • Cuando opina lo hace con ayuda de gestos y mímicas, por ejemplo, afirmando lo que se está escuchando como “sí”, “sí, claro”, o “no lo había visto de ese modo” con lo que se demuestra el interés.  Cuando es tu turno de opinar no empieces contradiciendo una crítica recibida, ni te inmiscuyas a fondo en asuntos personales, evita un humor fuerte o burlas, más bien da tu perspectiva o enfócate en un detalle que ayude a mantener la conversación y a disminuir las diferencias.
  • Reconocer que derechos tienes en cada contexto, te permite hacerlos respetar con firmeza, sin que eso quiera decir que te impongas y no permitas a la otra persona hacer alguna anotación en la conversación. Cuando es tu turno de hablar puedes hacerlo hasta terminar tu idea, si ésta es corta y concisa.
  • El tono hace la música, entonces se requiere que el tono de tu voz no sea tan alto que se parezca agresivo, tan bajo que pases por desapercibida, tan rápido que no te puedan seguir o tan lento y monótono que sea aburrido. Una actitud interna serena se aprecia en una conversación, también, cuando se le da continuidad al tema planteado por el otro, sin querer hablar todo el tiempo de ti o imponer tus temas de interés y tus puntos de vista.
  • Disculparse se puede hacer para expresar que no crees haber entendido bien y pedir que te repitan, para que te explique en otras palabras o sugerir el cambio de tema sin que suene a que no te interesa lo que la persona estuvo o está diciendo.
  • Al momento de convencer lo importante es exponer tus argumentos de un modo completo, corto y conciso con el objetivo que se tiene en mente

Sin importar en qué nivel de una jerarquía te encuentres, es importante estar en la capacidad de dar y seguir instrucciones para el logro de las metas comunes.

Quizá ya poseas muchas de estas habilidades sociales, es importante que entiendas que la comunicación con las otras personas es la piedra angular para tener relaciones exitosas.

¡Ya nos vemos en la siguiente lección acerca de tus nuevos y mejores hábitos y rutinas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola
Me alegra que pases por aquí, cuéntame ¿cómo puedo ayudarte?
Diana-Santana