fbpx

¿Cómo enfrentar mi ansiedad?

Ansiedad

En este artículo vamos a tocar algunos puntos que, si trabajamos juiciosamente, nos ayudan a enfrentar la ansiedad.

Para empezar, me gustaría anotar que cada persona experimenta la ansiedad de un modo diferente, sin embargo, la podemos identificar fácilmente porque es un estado de malestar que se manifiesta claramente en nuestros cuerpos.

Cuando nuestro cuerpo genera la hormona cortisol, estamos en alerta roja, por lo que tenemos las sensaciones de sobresalto o agitación, suele suceder que nuestro corazón palpite más rápido y que respiremos a mil por hora, algunas personas sudan o tiemblan porque el cuerpo intenta librarse del exceso de energía generada.

Yo creo que todas las personas hemos tenido ansiedad o tensión en algún momento de la vida, por ejemplo, la primera vez que tuvimos que hablar en público, cuando nos subimos a una montaña rusa, cuando nos enfrentamos a un examen o a una entrevista de trabajo.

La mayoría de las personas aprendimos de estas situaciones y nos dimos cuenta de que no era para tanto, de que luego de afrontarlas todo volvía a la normalidad y estábamos bien

Sin embargo, muchas personas tienen transtornos de ansiedad en donde los sintomas tienen una intensidad y frecuencia muy alta, llegando a tener ataques de pánico, en estos casos es aconsejable acudir a un terapeuta y/o psicólogo que acompañe al paciente y le ayude determinando si tiene una fobia y con el tratamiento adecuado.

Quienes tuvimos la suerte de salir mejor libradas de estas situaciones, no estamos exentas de experimentar la ansiedad en la vida cotidiana.

Mujer trabajando laptop

Hoy en día vivimos en un mundo complejo, en donde el rendimiento, la presión del tiempo y las expectativas son una constante en nuestra vida personal y profesional.

Por lo anterior, quiero compartir contigo algunos puntos que podrías tener en cuenta para analizar tu situación y mejorarla:

♥  El primero es recordar en qué ocasiones tuviste un alto nivel de ansiedad y determinar cómo terminó esa situación, para recordar tu aprendizaje o considerar ponerte en tratamiento con profesionales de la salud.

♥  El segundo es analizar si tiendes a ser una persona perfeccionista y de ser así bajar un poco tus estándares a unos realistas, que puedas alcanzar con los recursos que tienes. Todos los seres humanos somos imperfectos y querer ser y hacer todo perfecto es sencillamente inalcanzable y nos dejará frustradas e insatisfechas.

Las personas perfeccionistas, suelen ser controladoras de personas y/o situaciones, porque no confían en que los demás puedan hacer las cosas «tan bien» como ellas, por lo que no acostumbran a delegar o no saben comunicar a los demás lo que realmente necesitan, ocasionando adicionalmente problemas en sus relaciones.

♥   El tercer punto es gestionar los pensamientos que nos están quitando el sueño y ponerlos sobre el papel, así podremos etiquetarlos, como una tarea pendiente, un conflicto con alguien, una inseguridad o un sentimiento que nos genera malestar emocional.

Mujer gestionando pensamientos

Una vez hecho esto sigue encontrar la solución adecuada. 

De tratarse de una tarea pendiente, por ejemplo, sería bueno mirar si tenemos el tiempo, motivación, conocimientos o dinero para llevarla a cabo y de no ser así encontrar una solución puntual a lo que no tenemos.  

De esta manera irás liberando tu mente de pensamientos recurrentes e invertirás tu tiempo en la solución, te irás llenando de positivismo y optimismo, sin dejar de ser realista.

♥   El cuarto punto es ser conscientes de los miedos o inseguridades, si los reconocemos ya tendríamos el primer tramo del camino avanzado, nos faltaría enfrentarlos que es lo que a veces más se nos dificulta.

Debemos partir de que un miedo puede ser una emoción con respuesta fisiológica ante una situación de peligro, pero también se convierte en un pensamiento que magnifica a algo o a alguien y nos hace sentir impotente frente a él, la buena noticia es que como una idea o cosa abstracta podemos creerla o no.  

Miedos en la mujer

Si tenemos un pensamiento o sentimiento basado en un miedo o inseguridad, podemos preguntarnos:

¿Qué tan probable es que suceda lo que temo?

¿Qué pasaría si esa situación que temo se hiciera realidad?

¿Cómo podría reducir sus consecuencias, si sucediera?

En muchos casos te darás cuenta de que la probabilidad de que ocurra es mínima y no vale la pena enloquecerte con ese tema, en otros verás que los acontecimientos como la muerte, la vejez, la enfermedad o pérdida de un ser querido son inevitables y no nos queda más que aceptarlos como parte de la vida y por último habrá situaciones en las que sí puedes influir y disminuir su impacto de llegar a presentarse.

♥   El quinto punto es dedicar tiempo para relajar nuestro cuerpo, mente y espíritu regularmente, mediante el sueño profundo, el masaje corporal, la respiración consciente, el yoga y/o la meditación: En donde procuramos poner el foco en nuestra respiración o en una parte del cuerpo y si llega uno que otro pensamiento, aceptamos que apareció, no nos juzgamos por el hecho de tenerlo y así como va apareciendo lo dejamos desvanecer, para retomar nuestra atención en el foco seleccionado.

Mujer meditando al atardecer

Es necesario poner nuestra salud mental dentro de nuestras prioridades, recordemos que no somos máquinas que podamos estar funcionando las 24 horas del día, necesitamos de tiempo y espacio para regenerarnos, apartadas de las distracciones a las que erróneamente llamamos «relajamiento»; si bien es importante alcanzar el reconocimiento o vernos bien ante los demás no lo podemos hacer a costa de nuestra salud, dándole vía libre a la ansiedad.

Cuando procuramos un balance entre nuestro cuerpo, alma y espíritu estamos irradiando felicidad por donde vayamos, cultivando relaciones, atrayendo buenas personas, prosperidad y al mismo tiempo minimizando situaciones que nos generan ansiedad.

Y, por último espero que hayas disfrutado de la lectura y puedas poner en práctica algunos tips que he escrito con mucho amor para tí para que logres disminuir tu ansiedad.

Con cariño Diana-Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *